Respuesta a Ciudadanos en 5 C’s parte tres

Posted by admin on November 15, 2012
Opinión
Hola, esta entrada es mi respuesta a la publicación de JE en su serie de artículos Mejores Ciudadanos en 5 C’s, parte tres.
Desde un punto de vista pragmático, basamos nuestros pronósticos y comportamientos futuros en una serie de condicionamientos pasados, positivos y negativos, premios y castigos. Antropológicamente hablando, tenemos una tendencia a recordar los peligros y los daños para conservar la existencia.
La confianza es lo más difícil de ganar y lo más fácil de perder. Una vez perdida esta no es tan fácil reconquistarla. Recordar es volver a vivir, y cuando somos traicionados y recordamos, volvemos a ser traicionados, repetidamente. Esta es la base de los traumas.
La traición es una de las experiencias más traumáticas para el humano, por ende la pérdida de la confianza no puede ser contrarrestada por voluntad solamente.
En el tema que nos atañe, en el ámbito ciudadano y político, el que la autoridades recuperen la confianza de los ciudadanos, aun los que cuentan con un mínimo de pensamiento crítico – que son los menos, desgraciadamente -, es poco menos que improbable.
Para muestra un botón: Los impuestos. Nadie quiere pagarlos, la informalidad es fuente de gran parte de los ingresos de la población. Las respuestas o la actitud de las personas – que uno puede llegar a considerar lo suficientemente inteligentes para desarrollar pensamiento crítico y tener algo de escepticismo – no deja de ser extremadamente visceral:
¿Para que pago impuestos, si pague o no pague, estamos igual?”.
¿Para que pago seguro, si los servicios médico como quiera son una mierda?”
¿Para que pago impuestos?, ¿Para las mansiones de los gobernantes?”
Dado el alto índice de corrupción que prolifera en nuestro Méjico Májico, no es de sorprenderse estas reacciones, además de que no se ve en el horizonte que los incentivos para cambiar diametralmente estas actitudes se den.
¿Cómo recuperar la confianza entonces?¿En quien podremos confiar? Recuperaremos la confianza cuando recuperemos el poder. La condicion humana aplica también para las autoridades, también son humanos, estan expuestos al mismo orden de condicionamientos positivos y negativos, a los premios y a los castigos.
Es nuestro derecho y nuestro deber intervenir en los asuntos de estado, de regular a las autoridades, ejercer el derecho democrático cada que se les olvide que no vivimos en una monarquía, ni en una dictadura. Debemos confiar en nosotros mismos y hacer valer esta confianza con plena potestad de nuestros derechos. Debemos confiar en nosotros mismos sabiendo que, llegado el momento en que no podemos confiar en las autoridades, nosotros podemos cambiarlas. Debemos confiar en que tenemos el poder, por que lo tenemos, en que tenemos el derecho, por que lo tenemos.
Si va a existir un cambio democrático, debe ser ciudadano. Y si el cambio requiere de confianza, esta ha de ser antes intrínseca que extrínseca. Si no confiamos en nosotros mismos, no podemos confiar en los demás.
El condicionamiento aplicado entonces producirá ese efecto en cascada deseado, el ciudadano aplicará sus derechos y obligaciones civiles, las autoridades realizarán su trabajo, entonces habrá confianza y cerrando el ciclo del circulo virtuoso esperado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com