El mito del voto nulo

Posted by admin on July 02, 2012
Opinión, Política

El voto nulo no benefició a Peña Nieto. Aunque existiía una corriente que invitaba a no anular para no beneficiar al PRI, esta resultó erronea. No tuvo la suficiente fuerza.

Se insitió en votar por cualquier candidato, menos Peña Nieto… y tampoco Gabriel Quadri, ya que votar por él era también votar por el PRI. Así que nos quedamos con dos opciones: PAN y PRD. El PAN iba a la baja ( y allí se quedó), así que la única opción para evitar que gana el puntero era votar PRD, que era la verdadera intención de las personas que abogaban por la anti-anulación.

Hasta el momento, el porcentaje de anulaciones no llega ni al 2% en el Prep. El margén de ventaja del PRI es de aprox. 5%. El porcentaje de Nueva Alianza es de aprox. 2.5%. Ni con todos los nulos y toda Nueva Alianza le hubiera alcanzado al PRD.

Además, existen muy pocas posibilidades que todos los nulos votaran PRD. Suponiendo que no votaran PRI ni PANAL, quedaría menos del 1% para cada partido restante. En el caso de los que votarón por Quadri, si restamos un 50% por voto duro, y repartimos el resto entre PAN y PRD, queda menos de 1% para cada uno.

No le hubiera alcanzado al PRD con solo 1.5 – 1.75% más.

La verdadera fuerza permanece oculta en la indiferencia. Se estima que 34% del electorado no ejerció su derecho a votar. ¡34%! Siempre lo dije: El mercado meta no son los anulistas, sino los abstencionistas. Ahora si, si partimos la piña de este 34% entre PAN y PRD, 17% más y hubiera alcanzado para ganar limpiamente esta elección. Claro, es optimista pensar en un 50-50, pero sería demasiado pesimieta pensar que en el resto del padrón se mantuvieran la tendencia de la ventaja Priísta.

La pregunta no es ¿por que la gente anula?, ni ¿por que vota por el PRI? (Coahuila sigue siendo priísta, a pesar del Moreirazo), eso lo sabemos todos, la pregunta es ¿por que la gente se abstiene? y ¿como reducir significativamente el abstencionismo?

Sinceramente, el votonulismo es un paso adelante. No votan(mos) por nadie pero dicen(mos) “presente”. En cambio, el valemadrismo del abstencionismo no tiene comparación. Preferiria una tercera parte del electorado votonulista activa y participativa que pasivamente abstencionista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com