Monterrey, Nuevo León @espino316 fb/LTeMotiva

L's blog

Ateísmo

Hay Confusión, No Conflicto

No tengo intenciones de convencer a nadie de que deje de creer algo con lo que se siente cómodo. Esa decisión ya ha sido tomada emocionalmente, y ningún argumento racional podrá tener ese efecto. El intentarlo sería una pérdida de tiempo y esfuerzo. No, mi objetivo NO es que las personas religiosas pierdan su base, sino asistir a que el eterno y tan infructífero debate “ciencia vs religión” llegue a su fin de una buena vez, y que no sea un lastre para nadie más.

La fé ciega es virtud irrefutable para un religioso, pero para un ateo es un defecto, un absurdo evidente. Cuando se expresa que el universo de un ateo es limitado, dado su corta percepción y comprensión, es totalmente cierto. No es malo, es una virtud, pues nos extendemos hasta dónde nuestros propios límites nos permiten. El esfuerzo, la búsqueda de conocimiento, el uso del pensamiento independiente son logros, por nuestros propios medios. El que se de por hecho la existencia de una inteligencia “perfecta” – lo que sea que signifique – para la cual no existen límites es una decisión arbitraria, no una realidad común, y evidencia un claro problema de autoestima, la necesidad de creer que no podemos avanzar por nosotros mismos, de auto reducirnos, de desvalorizarnos.

Presumir la perpetuidad de la base religiosa, jactarse de que nunca cambia, pone en evidencia un fuerte apego a la sensación de seguridad, de robustez, de eternidad. Es claro miedo a la muerte, a la posibilidad de impermanencia, y una clara tendencia a la evasión de la vergüenza de aceptar un error. La necesidad de la existencia de algo o alguién que no pueda estar equivocado, jamás. Todo eso se proyecta al querer sobreponer la idea de una sabiduría eterna al constante cambio, refinamiento, mejora continua que es el método científico. Los seculares no nos avergonzamos de equivocarnos, una mejor aproximación a un problema es siempre bienvenida.

La fé es una realidad subjetiva, personal. La realidad común es lo que todos podemos percibir, en un estado natural, sin sesgo. La fé en lo sobre natural es un deseo de que exista, y para la persona que lo posee es una realidad. Pero para nada es una realidad común, que es la realidad contra la que podemos hacer una comparación. No son comparables, operan en distintos escenarios, tienen objetivos diametralmente inversos.

Por último reitero, no deseo convencer a nadie de que deje de creer. La verdad es lo que nos funciona. Si la verdad de la fé te funciona, te impulsa a ser mejor humano, te sientes bien con ella, me alegro por ti y no tengo intenciones de que dejes de creer, lo que sea que por voluntad propia creas. A lo que te exhorto es a tomar consciencia de que hablamos de cosas diferentes, de que tenemos objetivos distintos, de que nuestras ideas son aterrizadas, no celestiales, de que no estamos hablando de lo mismo.

Para mayor información: http://blog.espino.info/dialectica/diametralmente-opuestas.html

Have any Question or Comment?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Archivo